Guía básica para lustrar tus zapatos

¿Sueles mirar tus zapatos y ya no verles el brillo que tenían como cuando recién los adquiriste? Esto es muy común y suele pasar debido al uso constante que les damos, por esa razón, es importante que se lustren de vez en cuando para que así luzcan como nuevos, aunque ya lleves un tiempo con ellos. Nosotros te queremos compartir una guía básica para lustrar tus zapatos de una manera correcta, aclarando dudas y dándote los mejores tips para que tus zapatos duren más y tengas la mejor presentación a la hora de vestir.

Bolear tus zapatos sin quitar el polvo o la suciedad es lo mismo a ponerte crema en el rostro sin antes lavarlo. Hay que tener en cuenta que si haces esto la basura se filtrara por la piel causando daños.

Es importante recordar que si no usas tus zapatos de piel con mucha frecuencia, procura dejar que el cuero respire al aire libre de vez en cuando, eso si, evitando la exposición al sol. Es decir, que no los dejes guardado siempre, sácalos a “orear” por un rato y protégelos de la luz directa, esto aplica, incluso si son los que usas todo el tiempo.

Otro tip que te recomendamos hacer es que apliques acondicionador de cuero para realzar su brillo. Existen los industrializados, o bien, puedes hacerlo desde casa mezclando una parte de vinagre y 2 partes de aceite de linaza. Frótalo con un paño, deja actuar unos 15 minutos y retira sin agua.

Para limpiar las manchas de grasa en tu zapato, espolvorea un poco de bicarbonato de sodio o almidón de maíz.

La manera correcta de bolear tus zapatos es haciéndolo con movimientos circulares para mantener un aspecto uniforme, después, púlelos con un paño suave y limpio para eliminar el exceso. Esto hará que no te exageres en la cantidad de cera o abrillantador.

Para los zapatos de gamuza o suede, si llegan a tener una mancha o pisotón, lo que tienes que hacer es raspar su superficie con una goma de borrar y pasa un cepillo para gamuza. Estos utensilios están especializados para restaurar su apariencia natural. Usa un aerosol de silicona para impermeabilizar tus zapatos de gamuza.

Quita y lava los cordones de tus zapatos, sin importar su tipo, para así mantenerlos limpios. En caso de que ya no tengan salvación, compra nuevos cordones, esto son una excelente manera de renovar tus zapatos son necesidad de adquirir un par nuevo.

¿Cómo limpiar los zapatos de piel?

  1. Coloca hormas de zapatos o rellénalos con papel periódico para que mantengan su forma. Quita las agujetas y limpia con jabón para piel, de calabaza.
  2. Cepilla con fuerza con un cepillo de crin para limpiar el polvo, la suciedad y las basuras pequeñitas. No olvides cepillar el ribete, la hendidura donde el zapato se encuentra con la suela.
  3. Limpia tus zapatos con un paño ligeramente húmedo o usa una botella de spray para aplicar una ligera niebla de agua al zapato y limpia con un paño seco.
  4. Deja que el zapato se seque durante al rededor de unos cinco minutos y luego aplica una capa delgada de cera o acondicionador masajeando con pequeños toques. Puedes hacer esto con un paño envuelto alrededor de sus dedos índice y medio o con un pincel. Sólo espera cinco minutos más para que se seque y el cuero absorba los nutrientes.
  5. Rápidamente da un masaje con el cepillo de crin, presionando de manera moderada. La fricción es lo que aporta el brillo que buscas.
  6. Finalmente, aplica un poco de crema para zapatos, una capa muy delgada será suficiente. Después de un par de minutos retira el exceso con un paño limpio y seco.

¿Cómo limpiar los zapatos de gamuza?

  1. Con estos tienes dos opciones: quitar manchas con un cepillo y una goma de borrar para gamuza, o usando un buen shampoo para gamuza o una mezcla de agua y jabón para penetrar en las áreas sucias.
  2. Para quitar cualquier residuo, cepilla suavemente con un cepillo para gamuza, o un cepillo de dientes viejo, pero suave.
  3. Agrega un poco de shampoo para gamuza a un tazón pequeño de agua, mezcla y aplica por todo el zapato con movimientos circulares y presión firme. La gamuza se volverá más oscura por un momento, pero no te preocupes, esto es totalmente normal.
  4. Enjuaga todo el shampoo con agua limpia y corriente. Sí, como lo has leído. Vuelve a cepillar el zapato hasta que no haya más espuma y agítalo para eliminar el exceso de agua. Tienes que ser rápido con esto y no saturar de líquido, tampoco dejes que éste entre al zapato. Son movimientos veloces sólo para quitar excesos de shampoo.
  5. Con destreza veloz, pasa una toalla limpia, seca los zapatos para absorber la mayor cantidad de humedad que puedas.
  6. Rellena tus zapatos con papel y déjalos secar durante al menos 24 horas.
  7. Finalmente, cepilla cada zapato con un cepillo para gamuza, esto esponjará la gamuza una vez más. Aplica spray impermeabilizante, deja secar y guarda con cuidado.

Esperamos que esta guía básica te ayude a darle una mejor y más larga vida a tus zapatos de vestir.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.